Hace poco tiempo, me había llegado por gente cercana (mucha gente cercana no la conozco personalmente, lo que ha cambiado el mundo gracias a las redes sociales) una historia realmente lamentable sobre una posición de trabajo para juniors donde le ofrecían al candidato una verdadera bicoca, entrar al trabajo dejando de cobrar el primer mes para «tener la experiencia de trabajar con un equipo».

Realmente no pude creer lo miserables que pueden ser algunas personas dueñas de empresas para hacer este tipo de ofertas. Muchos me dirán «bueno, es para hacer experiencia y un mes no es mucho, en otros rubros es peor». Es cierto que en otros rubros es mucho peor y eso pasa de manera potenciada, pero en sistemas eso es algo que no puede aplicar y aceptar esta práctica como algo posible es muy peligroso. Dejenme explicarles por donde pasa la miseria de quién ofrece esto.

Una gran parte de las empresas argentinas de sistemas son simples «software factories», lugares donde le «alquilan» personal a empresas para ser parte de un proyecto o para encargarse de los mismos. Las empresas suelen cobrar un valor hora por persona que ponen en cada proyecto (no siempre es así pero es la práctica común) y es obvio que ese mes a la persona que contraten no le van a pagar por trabajar sin embargo si le van a cobrar esas horas al cliente.

¿Esa ratoneada tiene sentido? Poco si tenemos en cuenta que el sueldo que se le paga a un junior en Argentina es poco dinero y en pesos, cuando el cliente suele pagar más del doble en dólares. Entonces la pregunta es: ¿Cuánto le ganó el empleador en la ganancia mensual de la empresa el hecho de no haberle pagado ese mes? Poco dinero. Quizá sume mucho más si esto es una práctica habitual, pero igual no es algo que corresponda bajo ningún motivo. De hecho habría que ver si esto es legal.

Quizá (y no lo justifico POR NADA DEL MUNDO) esto puede pasar en consultoras chicas, que recién arrancan, pero, obviamente este mundo de sistemas es chico y me contaron el nombre de una empresa que hace esto y no es una empresa chica (no voy a decir el nombre de la empresa porque por más confianza que tenga en que la información es verídica no tengo ninguna prueba) y ese gasto que no quieren hacer es realmente ínfimo contra la facturación.

Creo profundamente y espero que el tiempo me de la razón que cada empresa se va haciendo una fama, buena o mala y que en este pequeño mundo todo se termina sabiendo y que esas famas van a premiar o castigar.